01.00.02 (2006)

Sabía que iba a
morir. El momento había llegado.
Mi mente estaba tan clara como un hermoso arrollo que
conocí en mi infancia.
Estaba ahí , solo, conciente de mi destino y sin
embargo ausente en mi miedo.
Un miedo creado
solo para compensar la aceptación que
yo tenía de ese momento.
Dejar todo y a la vez nada. ¿Qué perder?, ¿Qué ganar?
No había vuelta atrás, no había camino por delante.

¿En qué me había convertido?, ¿Acaso era yo?
Mi cuerpo seguiría con vida unos momentos más. Mi
liviana imagen, insostenible e incomprendida por mi
razón…¿Por qué confiar en ella ahora que es tan
insignificante?
Ahora sé quién fui, se que amé y fui amado. Que odié y
fui odiado. Que temí y fui temido.
Aún conservo un fragmento de ese ser.

He dejado mi casa y he tomado unos clavos…
yacen adheridos a mí.Yo los he clavado.
¿Por qué soportar soportar ese dolor por una eternidad?

Ahora lo sé,
son para poder recordar lo que fuimos, y
son lo suficientemente dolorosos como para mostrarnos
dónde están y extraerlos con las mismas manos conque
fueron clavados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: